¡Un nuevo crimen contra la humanidad: la desigualdad estructural!!!

Mi querido amigo Arcadi Espada:

Acabo de leer muy tristemente su pequeño artículo sobre “crímenes contra la humanidad”. En primer lugar, debo decir que entiendo perfectamente su desconocimiento hacia los derechos humanos de las personas con diversidad funcional, porque este país totdavía no sabe lo que es respetar los derechos humanos para este colectivo, con lo cual, y después, pasa lo que pasa, como es el ejemplo de su artículo.

Le tengo que confesar, que como usted, existen muchas otras personas en esta España nuestra, que tiene poco de avanzada y de moderna, y, menos aún, de democrática… Acabamos de salir de la dictadura franquista, como quien dice, y, por ello mismo, el tema de respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales de la ciudadanía española, es algo que no se termina de practicar. Aun no nos tomamos en serio lo que significa haber escogido como mejor sistema político, la democracia …

Supongo que es cuestión de que pasen unas cuantas más generaciones para que empecemos a tener una clase política competente y una ciudadanía civil comprometida, y responsable con lo público y lo privado.

Hemos salido de la dictadura, de manera silenciosa, acallando voces… Sin embargo, todavía se perciben sus resquicios… La huella de la dictadura española sigue latente. No nos hemos sentado tranquilamente a reflexionar qué tipo de democracia queremos para este país.

¡Lástima! Porque todas las personas, generaciones pasadas y presentes, y seguro que también futuras, vamos a seguir padeciendo las injusticias que acarrea la negación de la libertad, y del respeto más profundo al reconocimiento de las diversidades humanas.

Simplemente, le quiero expresar que soy una mujer con diversidad funcional física, desde el nacimiento. Que necesito asistencia personal entre 16 y, 18 horas/día, 365 días al año; que no dispongo de ello, motivo por el que le animo a que a partir de ahora intente entender que cuando hablamos de crímenes contra la humanidad, es cada vez que una persona con diversidad funcional que necesita levantarse y acostarse en este país, para llevar una vida activa, no puede hacerlo porque la figura laboral de asistente personal todavía es una realidad muy precaria, incluso ni siquiera a llega a ser precaria –simplemente, es que hay ciudadanas y ciudadanos que no disponen de dicha figura-.

Eso sí es “terrorismo de Estado”, no le quepa la menor duda. Eso sí es un crimen contra la humanidad, con lo cual le animo a que desde su trabajo como profesional del periodismo indague en estas injusticias, las denuncie, haga periodismo humano y, al mismo tiempo, ofrezca la oportunidad a su trabajo de darle algún sentido útil.

Trabajar para la justicia, y los derechos humanos, es honesto y es de gran utilidad. La malnutrición genera diversidad funcional innecesaria, sin embargo, en este país estamos desahuciando familias, que quedan expuestas a verdadera pobreza, y hay seres humanos que mueren cada día en África, niñas y niños, que por falta de una buena alimentación, y de un sistema mínimo sanitario imprescindible, entre otras cuestiones… Y, muy poca gente se percata de este dolor provocado por la propia humanidad. Este es otro crimen contra la humanidad: Parte de la humanidad maltrata a la otra parte, permitiendo que unas personas se vean perjudicadas, para que otras engorden sus bolsillos con dinero que no han ganado limpiamente…

Como feminista le debo decir que la normativa de 1985 y, la normativa actual de 2010, provienen de un sistema patriarcal-biomédico-capacitista-minusvalidista español “pasado por una ideología de represión muy fuerte”.

Las mujeres feministas españolas tenemos poca trayectoria de defensa del aborto en España, con lo cual, nos ha pillado de imprevisto este tema. En estos meses, han tenido que hacer verdaderos esfuerzos para intentar actualizarse y, en esta actualización, las mujeres feministas que dicen representar a todas las voces, se han olvidado directamente de tener en cuenta y dialogar con las mujeres feministas que tenemos una diversidad funcional.

¡Verdaderamente vergonzoso! Quizás esto podríamos llamarlo también un crimen contra la humanidad. Silenciar voces, posiblemente sea un crimen, ¿le parece? Hay muchas mujeres con diversidad funcional que permanecen institucionalizadas en residencias, y que para poder optar a la plaza residencial, deben ser esterilizadas a la fuerza. ¡Verdaderamente atroz! Esto sí es otro crimen contra la humanidad, consentido por todas las partes…Administraciones públicas, movimientos asociativos de mujeres y de discapacidad, medios de comunicación… En fin… un desastre.

En fin, que si como hombre quiere apoyar a las mujeres, va a tener que ser respetuoso con nosotras, con el Feminismo, y con las distintas voces feministas (y, de entre ellas, se encuentran las voces de las mujeres con diversidad funcional).

En su trabajo, por tanto, lo que ha dejado claramente de manifiesto es que es contrario al partido político actual. Al respecto, no tengo nada que objetar. Pero, entiendo adecuadamente que su ejemplo ha sido considerablemente desafortunado para expresar sus opiniones políticas. ¡Se ha confundido! Intentando atacar las posiciones del partido político actual, intentando al mismo tiempo defender el derecho de la mujer a un aborto libre y gratuito, ha terminado con algo que denota tener poco conocimiento: la realidad humana específica de la diversidad funcional.

Entiendo que es complejo, cuando se mira desde muy afuera. El feminismo es complejo, porque existen muchas voces y, porque si no se está en la línea, entender que las mujeres queremos ser iguales, y que queremos un aborto libre y gratuito, no siempre es fácil de comprender…

Tampoco es fácil de entender que las personas con diversidad funcional somos iguales, tenemos la misma dignidad y, en consecuencia, tenemos los mismos derechos humanos y, las administraciones públicas y privadas, los distintos organismos e instituciones, los movimientos asociativos feministas o de la mal llamada discapacidad, o desde el trabajo profesional del periodismo, todo el mundo tiene la obligación de contribuir a la implementación de los derechos humanos…

¡Casi nada! :-). Estoy de acuerdo con usted en que es difícil.

En fin, todo requiere un aprendizaje, porque nadie nacemos sabios/as. Por eso mismo, hubiera sido importante que mientras se haya desarrollado formativamente, hubiera tenido la oportunidad de convivir cotidianamente con compañeros y compañeras con diversidad funcional, hubiera mantenido relaciones sexuales con alguna persona con diversidad funcional con la que se hubiera sentido atraído… Todo ello, significa que si no lo ha vivido, se debe a que no existe una educación inclusiva… ¡otro crimen flagrante contra la humanidad!. Históricamente, las personas ´´sin“ no hemos podido convivir con las personas ´´con“ diversidad funcional, porque las hemos segregado en centros educativos especiales, centros especiales de empleo, residencias….

En este país, estamos hablando ahora mismo de precariedad en las políticas científicas. Sin embargo, la población con diversidad funcional es fuertemente analfabeta todavía a día de hoy. Las nuevas generaciones de personas con diversidad funcional, que estamos accediendo a ser futuros/as investigadores/as, que somos muy escasos, no tenemos ningún apoyo para investigar. Ni siquiera llegamos a alcanzar la precariedad. Esto sí es otro crimen contra la humanidad. Vivimos en un país donde se desperdician talentos. Las personas con diversidad funcional tenemos un gran potencial, sin embargo, poca gente lo valora…

Bien, simplemente, le deseo lo mejor y, si tiene a bien me gustaría que pudiéramos mantener una conversación, o directamente una reunión, a fin de que pudiéramos charlar sobre estas cuestiones de crímenes contra la humanidad más serenamente, y que después, pudiera escribir, y describir, cuáles son los verdaderos crímenes contra la humanidad que están sucediéndose en estos momentos en este país.

Sería estupendo que pudiera dar voz a todas estas violaciones de derechos humanos. Le animo a ello y, confío en que podamos charlar en breve.

Si le parece, creo que es importante que esta pequeña carta la remita a las redes sociales, para que otras personas también pueden ir opinando.

De todas formas, reitero mi disponibilidad para dialogar con usted y, que tras dichos diálogos pueda llegar a conocer la situación real en la que vivimos la inmensa mayoría de mujeres y hombres con diversidad funcional. En este supuesto, sí va a conocer lo que significa “crímenes contra la humanidad” o “terrorismo de Estado” (término utilizado en contextos feministas cuando se demandaba al Estado visibilidad de la situación contra la violencia de género).

Finalmente, le invito a que conozca la nueva línea de investigación de “Bioética desde la diversidad funcional” que se está desarrollando en este país. Es sumamente interesante, y yo soy una de las personas responsables en la creación de esta nueva rama Bioética.

Será un verdadero placer poder intercambiar impresiones con usted.

Atentamente,

Soledad Arnau

  • Coordinadora del Grupo online: «Bioética desde la diversidad funcional» (FVID)
  • Presidenta del Instituto de Paz, Derechos Humanos y Vida Independiente (IPADEVI)