Un homenaje a William Loughborugh

Durante varios meses, algunos visteis que me acompañaba un señor mayor, que tenía una apariencia extraña, a caballo entre papá Noel y Gandalf.

Conocí a Will en 1998 en Los Angeles, en una reunión de la Web Access Initiative, y nos encontramos el año pasado en Madrid, ciudad de la que se enamoró a sus 83 años, hasta el punto de mudarse definitivamente a vivir con nosotros.

Durante unos meses, se convirtió en un activista más del Foro de Vida Independiente, se convirtió rápidamente en un defensor de la divertad y su voz se puede distinguir en la grabación de la canción “nadie sin divertad”, y se le puede ver en un plano de la grabación de la canción un concierto. Escribió artículo sobre el Foro de Vida Independiente que apareció en la revista estadounidense Independent Living Today y no hacía más que proponer ideas nuevas para difundir nuestro mensaje.

Will era la mente más joven que he conocido, que se paseaba en un cuerpo lleno de historia que parecía haberle servido sólo para seguir aprendiendo a ser joven.

El pasado mes de abril falleció en Madrid, cumpliendo demasiado pronto su deseo de quedarse en la ciudad hasta su muerte. Su entrañable recuerdo, su incansable lucha y su ejemplo nos acompañaran toda la vida.

Homenaje a William Loughborugh

Madrid. 12/08/2010. AUTOR: Javier Romañach